No sé si perdí o gané este juego de mentiras, pero lo que si sé es que aprendí después de mucho dolor. Fuiste y sos importante, porque eras y sos mi primer amor, pero no sabes amar, y no sabes cuidar. Me perdiste como agua en las manos, no pensé que llegarías a tanto después de miles de cosas vividas entre tú y yo. Te ame bastante, te di muchísimo, confié plenamente y tú lo único que me diste es un juego del cual sabes jugar muy bien, y tuve que salir perdiendo yo. Llegamos a un punto, del cual ya no te quiero ni ver, ni cruzar, no quiero saber  ya nada más de ti porque me hace mal. Sabemos muy bien que te equivocaste, sabemos que esa va a ser siempre la segunda y que no hay comparación alguna. Sólo pienso por las noches, ¿Por qué otra vez? ¿Por qué esta sucediendo todo devuelta? Pienso y pienso pero sigo sin comprender. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario