Aprendí que quién no te busca, no te extraña, y quién no te extraña, no te quiere. Que el destino determina quién entra en tu vida, pero tú decides quién se queda. Que la verdad duele una sola vez, y la mentira cada vez que nos acordamos. Hay tres cosas en la vida que se van y no regresan jamás: Las palabras, el tiempo, y las oportunidades. Por eso, valora a quien te valora, y no trates como prioridad a quién te trata como opción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario